Alimentación saludable para niños de 0-2 años de edad

Alimentación saludable para niños de 0-2 años de edad

1 Pedro 2:2 RVR1960

“…desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.” 

Lo que Pedro quiere decirnos al mencionar que debemos desear la leche espiritual no adulterada es que a través de la Palabra de Dios somos conscientes de la plena salvación y el testimonio de Cristo, quien nos va perfeccionando día con día y guarda en santidad. Además, la Biblia debe interpretarse con la guía del Espíritu Santo en todo momento sin agregar o quitar nada, ya que solo en ella encontraremos todo lo necesario para crecer durante el caminar con Cristo. Lo mismo se aplica con un recién nacido, no existe mejor alimento para sus primeros dos años de vida, que la lactancia materna.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludable. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

 

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses. Cuando se menciona que debe ser exclusiva es porque no deben darse otro tipo de alimentos o líquidos como agua, té, atoles o comidas en papillas a los bebés de 0-6 meses de edad. El brindar algún alimento adicional podría causar infecciones al bebé y que éste ya no consuma la suficiente leche materna, lo cual implica disminución en la producción de leche en la madre. La única excepción sería en caso de que él bebé tuviese alguna enfermedad o tratamiento nutricional. En ese caso deberá recibir rehidratación oral, gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicinas que indique el profesional en salud.

 

Asimismo, existen situaciones donde la madre se encuentra ausente o no puede dar lactancia materna exclusiva por carecer de la misma o poseer alguna enfermedad. En estos casos y solo en estos casos, se podrá brindar una leche de bote o fórmula infantil acorde a la edad y con guía de un profesional de salud. La fórmula infantil no puede reemplazar en su totalidad todos los nutrientes y vitaminas que la lactancia materna brinda.

 

A partir de los 6 meses de edad, se debe dar paso a la introducción de alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados, brindar de 3 a 4 cucharadas de comida en papillas machacadas, suaves y espesas de dos a tres veces al día, como desayuno, almuerzo y cena. De los 6 a 8 meses de edad, los alimentos que podrá consumir el bebé pueden ser frutas no ácidas, de preferencia papaya y banano, vegetales de todo tipo, tortillas, arroz, frijol colado con aceite y solamente la yema de huevo; se recomienda que cada alimento, se brinde uno solamente a la vez, no dar en variedad y sin agregarle sal o azúcar, para que el bebé conozca el sabor natural de los alimentos y no se confunda con la mezcla de sabores.

 

Durante los 9 a 11 meses de edad, la alimentación ya no deberá brindarse en papillas sino alimentos cortados en trozos pequeños para que el bebé pueda aprender a masticar fácilmente. A esta edad ya puede consumirse frutas y verduras de todo tipo, carne de res, pollo y pescado, arroz, maíz, trigo, avena, mosh, cereales combinados, garbanzos, lentejas y arvejas. Brindar de 4 a 5 cucharadas soperas de tres a cuatro veces al día: desayuno, refacción, almuerzo y cena.

Cuando los niños cumplan el año de edad, podrán consumir todo los alimentos que se tengan en casa y consuma la familia, tomando cuidado de los sólidos con riesgo de atragantamiento como los frutos secos enteros. Podrá consumir alimentos cortados en trozos o enteros, de 6 a 7 cucharadas en cada tiempo de comida, de 4 a 5 veces al día: desayuno, refacción, almuerzo, refacción y cena.

 

La introducción de alimentos apropiados para la edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más traerá consigo resultados positivos en la vida de cada niño y su familia. Por ello es importante que como familias busquemos la información y acompañamiento adecuado en centros o instituciones de salud y así el desarrollo de cada niño continúe sin ninguna dificultad.

 

Ref. Organización Mundial de la Salud. Guiding principles for feeding non-breastfed children 6-24 months of age. En: Organización Mundial de la Salud [en línea] [consultado el 02/07/2019].

Disponible:http://www.who.int/nutrition/publications/guidingprin_nonbreastfed_child.pdf

 

 

Licda. Alejandra Rodas Marín.

Nutricionista Col.5499 Guatemala, C.A.

Certificación en Nutrición Deportiva Avalada por FIFA y FIMS. México

Estudiante MSc. Gestión Comunitaria para el Desarrollo Humano Local. Guatemala

Correo electrónico: [email protected]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.