Mujer del siglo XXI, perfil de una mujer perseverante

Mujer del siglo XXI, perfil de una mujer perseverante

Por: Gissela Quiroga

Estamos en pleno siglo XXI y este trae múltiples desafíos para la mujer. Hay circunstancias que toda mujer vive, unas nos desaniman, otras nos motivan y otras nos desafían, también existen aquellas que pueden amedrentarnos. Tu decides si eres víctima de los cambios o una protagonista portadora de las buenas nuevas para aquellas que han perdido la esperanza.

Me siento fuera de lugar, parece que mis mejores años se han ido debo admitirlo, no tengo la misma capacidad ni tengo el mismo deseo de afrontar desafíos, es hora de bajar mis expectativas de vida, me dijo una joven a la que llamaré Karla, una chica de unos 30 años con quien entablamos un interesante diálogo que terminó con unos consejos que los comparto mas adelante.

Muchas mujeres como ella se han dado por vencidas por el estrés de la rutina diaria, del trabajo fuera del hogar, tal vez los problemas matrimoniales o los retos de tu posición a los que se suman otros factores propios del ritmo acelerado que vivimos y que atacan ferozmente tu mente, tu fortaleza física y aun llegan a golpear peligrosamente tu estado espiritual.

Pero, ¿Porqué quedarte en medio camino?

Si el pueblo de Israel decidía quedarse antes del Jordán, jamás habrían experimentado el sabor de la tierra prometida, ese sabor y aroma de la victoria! Su mentalidad podría haber sido de derrota por muchas generaciones, es más la nación entera habría sufrido de una baja autoestima y la amargura de la esclavitud.   Tenían dos opciones: Peleamos; Confiamos en Dios y tendremos la victoria; ó nos damos por derrotados antes de la lucha. No olvidemos que el sentimiento de fracaso e impotencia es una forma de muerte también.

31 Porque vosotros pasáis el Jordán para ir a poseer la tierra que os da Jehová vuestro Dios; y la tomaréis, y habitaréis en ella. Deuteronomio 11:31

El Dios que prometió la victoria al pueblo de Israel es el mismo que te desafía ahora mismo a confiar en EL. Mujer, tu tierra prometida aún espera por ti, los años que se vienen son de lucha y conquista, pero también tienen el toque dulce de la victoria. Si has pensado como Karla no pierdas la esperanza a pesar del sin fin de responsabilidades y abrumadoras cargas que tienes, mantén el optimismo porque tu accionar en fe puede lograr mucho. Te dejo estos consejos :

  • No te des por vencidas jamás, la mujer del siglo XXI esta lista para salir en la búsqueda de oportunidades que la desafíen a transformar, crecer, innovar y mejorar; por ello emprende, experimenta, corre riesgos calculados y espiritualmente fundamentados.
  • Inspira a otras mujeres que han decidido no avanzar más y quedarse en el camino, imagínate un futuro edificante alrededor de una visión común, que afirme tu propósito de vida, esperanzas y sueños. Es posible que no lo sepas pero hay mas de una persona observándote y aprendiendo de ti.
  • Trabaja en Equipo. Apoya el trabajo de quienes te lideran, no eres de reinos diferentes, deja de lado las agendas individuales y fomenta la colaboración y la generación de nuevas ideas. Si eres una líder empodera a otras para que surja una nueva generación de líderes y tu sé una buena mentora de ellas. La mujer del siglo XXI tiene en claro que el trabajo en equipo nos permite generar una sinergia poderosa.
  • Capacítate: No puedes desconocer lo que sucede a tu alrededor, debes estar alerta de los cambios, para proteger tu familia, para anticiparte al futuro y para aprovechar las oportunidades que se te presenten. El conocimiento te permite tomar mejores decisiones y te generará autoconfianza.
  • Trabaja tu Imagen personal. Una buena imagen dice muchas cosas que tus labios no lo dicen, te puede afirmar o derrumbar, la buena imagen no tiene que ver con lo externo nada mas, una buena imagen tiene que ver con la proyección de vida que te ha sido otorgada por el Señor, cada mujer ha sido llamada para un propósito diferente, en un ambiente diferente y con un método diferente, solamente deja que sea el Espíritu Santo de Dios quien proyecte lo mejor de ti.

Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,   Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Corintios 2:9

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.