Todo comienza con el amor.

Todo comienza con el amor.

Reflexión por MSc. Seidy Díaz,

Costa Rica.

El amor, es el sentimiento más puro, noble y hermoso que puede experimentar el ser humano, y digo experimentar desde el ser, se siente desde la experiencia. La filosofía hace referencia a tres tipos de amor que experimenta el ser humano:

  1. El amor filial: que es el que se siente por la familia: (padres, hermanos, abuelos, tíos, primos), amigos.
  2. El amor Eros: es el amor romántico, la atracción sexual hacia la persona amada.
  3. El amor ágape: es el amor espiritual y divino, el amor que se entrega completamente sin esperar nada, incondicional, que procura el bienestar del otro. Es el amor de Dios por toda la humanidad y por todo lo creado.

Visto desde la Psicología, el amor es el motor de la vida, de las relaciones humanas, es un sentimiento algo innato y necesario, un vínculo que se establece con otros, se puede establecer de múltiples maneras y eso determinará cómo vea uno el mundo, a las personas y a la vida misma. En este particular quisiera hacer énfasis en la mejor de las descripciones del verdadero amor que se menciona en el mayor de los libros “La Biblia”. En dos pasajes a leer: San Juan 3:16 y 1 Corintios 13.

El primer pasaje puede explicar más profundamente como es el amor AGAPE manifestado, un amor puro, divino, de entrega completa de uno por todos los seres humanos. Un amor que fue dado sin esperar nada a cambio. Un amor que cambio la muerte por vida, el luto por gozo, la tristeza por alegría, el llanto por sonrisa, un amor que dignifica, que cambia y transforma a todo el que lo experimenta.

El segundo pasaje describe lo que conlleva dar amor los unos por los otros, (Eros y Filial), al mencionar que el amor, no tiene envidia, no es egoísta, no es jactancioso, no se irrita, no guarda rencor, nos se goza de la injusticia.

Tomando en cuenta estos dos pasajes se puede decir que el amor que experimenta una persona por otra, sea amor eros o filial NO ES de ninguna manera un sentimiento que daña, que señala, maltrata, ofende, humilla, maldice, engaña, hiere, condena, minimiza, coacciona o intimida a otra.

Lo que si se refleja en estos pasajes es que el amor SI ES, benigno, comparte, cree, espera, soporta, tiene paciencia, tiene entrega, procura el bienestar del otro, complementa, abriga, consuela y perdona.

El amor se refleja en la persona desde el ser. Si no recibió amor no da amor, porque no lo ha experimentado. Pero aquella persona que no ha recibido amor, puede acudir al mejor personaje que vino a este mundo a personificar el amor para todos aquellos que no lo recibieron o que lo reflejan de forma equivocada y distorsionada. JESUCRISTO es el amor, quien llega a él lo experimentará de la mejor fuente y él llenara tanto su ser de amor que estarás preparado para compartirlo. Él es especialista en tomar un corazón vacío y

Seidy Díaz Barrantes
Supervisora del Ministerio de la Mujer
IDEC Costa Rica, Costa Atlántica.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.