MADRE:  El mejor título de una mujer

MADRE: El mejor título de una mujer

 Hoy quiero dejar una reflexión de importancia dentro de la vida familiar, y es escribir sobre el titulo más honroso que puede recibir una mujer y es el ser llamada MADRE.

En una sociedad donde las apariencias y la reputación se ven como una prioridad, es importante que evaluemos esto a las luz de las Sagradas Escrituras, y para ello quiero tomar el capítulo 31 del libro de Proverbios verso 28 que dice refiriéndose a la mujer: “sus hijos la llaman bienaventurada y su marido también la alaba”. He allí uno de los secreto del éxito de una familia, y es poder reconocer la ardua labor que realiza una mujer siendo esposa y madre.

Estoy segura que todos los lectores están de acuerdo que si se tuviera que pagar con un salario el trabajo nuestro dentro del hogar, cada esposo estaría endeudado, debido a que esta labor es a tiempo completo 24/7, y en ocasiones nos negamos a nuestros propios gustos y deseos por complacer a nuestros seres amados.

Las mujeres como madres no escatimamos esfuerzo en ver a nuestros hijos crecer saludables y para eso nos esforzamos en preparar la comida diariamente y muchas veces no hemos terminado de hacer el desayuno cuando ya estamos pensando que vamos a hacer de comida al mediodía; nos preocupamos que la casa esté en orden, la ropa este lista a su tiempo y todas las responsabilidades con nuestros hijos, esposos y casa estén bajo nuestro control.

Muchos hombres se preguntan como una mujer puede hacer tantas cosas al mismo tiempo y además estar preparada para ser una buena amante con su marido quién le ha dado el privilegio de ser madre, eso es admirable; y es que hemos sido dotadas por Dios para ser multifuncionales y cubrir las necesidades administrativas de la familia.

Ahora donde quiero enfocarme es lo que esperamos a cambio de toda esta labor que realizamos?. Estoy convencida y por mi propia experiencia como esposa por 34 años y madre de dos hijos ya adultos, que aceptamos y nos condicionamos que si no hay los recursos suficientes para recompensar nuestra labor lo asimilamos sin mucho problema, ya que nuestro mayor interés no es una recompensa material o monetaria. Pero donde no hay negociación es en lo que el sabio escritor de los Proverbios nos menciona y es el reconocimiento que esperamos de nuestros hijos y esposo por la labor diaria desempeñada, observe que dice el pasaje: sus hijos la llaman bienaventurada, es decir dichosa y su marido también la alaba; y eso es el mejor pago que se nos puede dar como esposa y madre. Yo sé que son buenos los regalos y si podemos recibirlos seria de alegría, pero no deseamos en nuestro corazón que se sustituya con regalos lo puede llenarnos con elogios y expresiones de amor reconociendo nuestra labor. Es muy triste y doloroso recibir un regalo y de la misma persona recibir ofensas y críticas de quienes amamos incondicionalmente y servimos con el corazón .

Como mujer y madre mientras lee esta columna le motivo a que usted le deje saber a su esposa si es casado y como hijo, hija a su madre, que usted realmente valora el trabajo hecho por ella, dígaselo a ella siempre, hágalo en público, en privado, escríbale una tarjeta con su propio puño y letra, afirme en el corazón de esa mujer el valor que tiene la entrega incondicional que ella hace; y sabe que va a suceder en el corazón de una mujer que recibe esos elogios públicos y privados de parte de los seres que ella ama? que con todos los títulos que pudiera obtener en las universidades y colegios, y todos los cargos que pudiera ejercer en las empresas de renombre, ella nunca los cambiaría por los agradecimientos de unos hijos que puedan decir:” todo lo que he llegado a ser y lograr se lo debo en gran parte a la mujer que tuve como madre”, el que ella pueda escuchar de los labios de sus seres amados por quién ella a entregado tiempo y esfuerzo algo como: “RECUERDO que mi madre me enseñó  cosas que me protegieron en mis días de adolescencia; o escuchar “ Puedo decir que mi mama no tuvo títulos , pero tuvo la capacidad de librarme de muchos problemas”, “siempre tenía un consejo y expresión amor para mi”

Ese es el mejor pago que podemos recibir y al tenerlo expresamos con orgullo: esos son mis hijos, mi familia. Sentimos en lo más profundo de nuestro ser que el mejor y más honroso título que tenemos es el de ser MADRE.

Termino diciéndole a cada madre que somos una bendición para la sociedad. 

Pastora Yajaira Massi

Ministerio Restaurando La Familia

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.